domingo, 25 de diciembre de 2016

El Sommier estúpido de los Ochentas

Los ochentas para mi fueron como los chicles Bazooka: una masa edulcorada y breve que paso alguna vez por mi mente, un entretenimiento  fugaz y precindible, la musica que salia de los buffer de las radios, las enormes cargas de reverb en las baterías y los teclados como grandes sommier de estupidez. Pensar que era Paul Mc Cartney quien cantaba my brave face con Elvis Costello -dos grandes haciendo toda aquella cosa!-  y UB40 con el reagge camuflado de Where I did Wrong, había algo triste en ese tema sin duda y miles de One Hit Wonders era la maquina de estupidecer trabajando sin el fantasma de la piratería y con computadoras en modo D.O.S. lejos de internet y la democracia de la información. Los diarios  y las revistas te daban lo que leías, la televisión lo que veías y la radio lo que escuchabas dejate de locas pasiones. Creo que no le estoy poniendo mucha onda, necesito un trago. Voyage Voyage dios mio! Existió realmente un plan para volver idiota a la gente? Cuando voy a Montevideo me siento como Bill Murray repitiendo siempre el mismo largo dia en el festival de la marmota, no puedo creer que sigan pasando toda esa música, es cierto que se colaban cosas buenas, pero sospecho que  la selección de temas fue concebida desde una mente conspirativa o al menos desde la  intuición de alguien muy sádico y perverso. Quieren saber como era antes? Escuchen Aspen fm ,era así. Igual se colaban cosas auténticas como Stand de R.E.M. pero todo pasado a través de todo aquel tamiz. Las distorsiones de las guitarras bien disimuladas, era como pasar toda la cultura a través de un microondas, no existía el concepto noventero del negocio de la rebeldía -dejalos que escuchen Nirvana, que descarguen su frustración adorando a un tipo que grita su rabia delante de un micrófono y que hayan algunos suicidios mas por generación y que todo siga igual.- Pero los 80 esos colores fuertes en los azulejos como vestigio de los 70 y los empapelados horribles de las casas de gente de clase media alta. Por eso reafirmo que los 80 era justamente lo querían para nosotros, música de metrónomo, colchones enormes de teclados, toda una cantidad de azúcar terrible para que no tengas ganas ni de mover el dedo meñique de la mano izquierda y cierto culto a la personalidad , cero identificación, en cambio en los noventas ...pero los noventas fueron otra cosa. El tema es que lo que le sirve a la maquina va a estar en las vidrieras y lo que no va a estar en las mesas improvisadas sobre los destartalados taburetes de los vendedores de fanzines. En Uruguay el tiro les salio por la culata o quizás se adelantaron conceptualmente sin haberlo pensado, no imagino un plan para Uruguay o por lo menos una ejecución coherente y eficaz pero la cosa en aquel país fue mas rebelde de lo que podrían haber imaginado, no hubo una banda como Soda Stereo que quisiera dejar un televisor sano y hablar de aquella realidad sin acertarle un buen golpe de bat de baseball sobre su frente. Creo que me vino un poco de hambre, todo iba a explotar en los noventas entre el uno a uno de Argentina, las cenizas del grunge o nuestro mundo, hecho de skates, alcohol barato y videos de Surf, The Offspring... los noventas siempre van a hacer otra cosa. En cambio en los 80s ....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada